pixelatl
 

Entendiendo los criterios de selección en Ideatoon

12-05-2019 - Staff Pixelatl

Entendiendo los criterios de selección en Ideatoon

Bitácora | Comunidad |


En días recientes en las redes sociales se han vertido comentarios e inquietudes en torno a la selección de proyectos para la segunda fase del concurso. Si bien hemos decidido no intervenir directamente -porque el fin no es polarizar-, consideramos conveniente hacer algunas aclaraciones aquí en nuestra bitácora, que ayuden a entender mejor la estrategia en su conjunto, así como los criterios con los que la llevamos adelante.


Ideatoon no busca proyectos experimentales

Primero que nada, es necesario insistir en que Ideatoon es una estrategia que busca impulsar propiedades intelectuales animadas susceptibles de comercializarse internacionalmente.

No se descartan de principio proyectos experimentales, o que utilicen técnicas o estéticas poco convencionales (de hecho, en cada edición se pueden encontrar como parte de la selección al menos un par de proyectos con estas características). Pero si bien estos elementos pueden ser relevantes, si un proyecto se selecciona a la segunda fase, no es por su estética o innovación visual o narrativa, sino porque a la base del proyecto hay una buena idea que puede conectar con audiencias globales. Es decir, que a criterio del panel que selecciona los proyectos, es consecuente con las tendencias que se advierten en el mercado internacional, o que se derivan de Investigaciones de audiencias, o que, en resumen, pueden tener más oportunidades en el mercado mundial.

El objetivo de Pixelatl es desarrollar la industria en México y Latinoamérica, y aunque sabemos que estéticas innovadoras y proyectos autorales muchas veces empujan el desarrollo de la industria y logran llamar la atención del mundo, eso no es lo que se busca a través de ideatoon. Tenemos convocatorias que abren espacios a proyectos más experimentales (en particular una nueva que se presenta a finales de junio).

Dicho esto, a continuación hacemos algunas aclaraciones más puntuales de comentarios que se han vertido en redes.


Pero… ¿por qué quedó ese proyecto, si el mío es mejor?

Para quien piensa (y ha manifestado) esta idea o una similar, es importante aclarar, primero que nada, que rechazamos la práctica de tirar tierra a otros para tratar de destacar.

Además, es una apreciación muy subjetiva. ¿Mejor por el nombre, o por el arte que alcanza a verse en la imagen con que se anuncia a los seleccionados? ¿Mejor según quién? ¿Mejor en qué sentido? ¿Se oye más sugestivo el nombre, o la imagen es más interesante, o tiene una paleta de colores más agradable? Todas estas son opiniones según los gustos de quien emite cada juicio, y en ese sentido cada proyecto puede encontrar a alguien que diga que es el mejor proyecto que ha visto.

¿Mejor en calidad y cuidado? Eso sí puede ser.

En diversas ediciones del concurso, ha sucedido que quedan fuera proyectos que por su presentación se adivinan que tiene mucho trabajo y horas invertidas, mientras que pasan a la siguiente fase proyectos que se notan menos elaborados -y en alguna ocasión, hasta claramente improvisado. Pero la razón por la que sucede eso, es la misma que explicamos antes.

Y vale la pena decirlo lo más claro posible: el mercado global no privilegia el número de horas invertidas en la creación de un proyecto, ni el esfuerzo puesto en él (ni siquiera la calidad en el diseño y presentación de cada lámina, o lo innovador en su estética). Busca proyectos que puedan conectar con las audiencias. Así funcionan los mercados.

Ideatoon busca proyectos que puedan despertar el interés de las cadenas de distribución, los coproductores potenciales y, eventualmente, posibles inversionistas, porque ese es su objetivo.

Obviamente el proyecto ideal es uno con una muy buena idea a la base, pero que está plasmada con mucha calidad en el documento y con un arte interesante -finalmente la biblia es un documento que funciona como herramienta de venta-, pero lo que buscan los ejecutivos que participan en el Pitch Ideatoon es una idea que pueda funcionar para su audiencia, y sucede que a veces la pueden encontrar en un documento menos elaborado y con una estética más común. Y son ese tipo de proyectos los que elige el panel de selección.


Es que casi todos los seleccionados son proyectos para niños…

En efecto, la mayoría de los proyectos que año con año quedan seleccionados son dirigidos principalmente a audiencias infantiles. ¿Y por qué? ¡Por el tamaño de ese mercado! Es decir: por la mayor cantidad de canales y el mayor tamaño de ese segmento en las audiencias globales.

Es muy importante entenderlo: aunque los últimos 4 años han aumentado el número de plataformas que transmiten contenidos animados para adolescentes o adultos a nivel internacional (sobre todo las SVOD), siguen sin ser comparables ni en tamaño, ni en recursos (ni en negocio) respecto a las audiencias infantiles.

Lo hemos explicado en ideatoon bytes, en artículos de la bitácora, en los talleres de ideatoon. Han insistido en ello invitados del festival en conferencias, paneles de discusión, en los talleres que imparten. Lo puedes ver claramente en artículos de las revistas especializadas. Lo repetimos en charlas informales y cada vez que tenemos oportunidad.

Claro que cada año cuidamos que queden seleccionados proyectos dirigidos a audiencias mayores, porque también traemos ejecutivos de cadenas enfocadas a ese segmento. Pero puede verse claramente que la proporción siempre será mayor de los que tienen como target a los niños (alrededor de 5 a 1), por la sencilla razón de que es mucho mayor el número de canales orientados a esas audiencias.

¿Quieres hacer un proyecto para adolescentes y adultos? Adelante, pero tienes que saber que es un nicho mucho más pequeño y, por tanto, mucho más competido (incluso dentro de ideatoon, donde cada año hay más de cien proyectos dirigidos a ese nicho, a pesar de nuestra insistencia).


Es que varios proyectos se parecen… como si los hubiera hecho la misma persona

También esto es más o menos frecuente: cada año hay cierto estilo de dibujo e ilustración que “está de moda”, y son varios los proyectos seleccionados (pero muchos más proyectos descartados) que más o menos lo comparten.

De hecho, es una crítica que expertos han hecho en revistas especializadas sobre las series animadas que están al aire: como si hubiera cierta tendencia que se replica de una serie a otra, de un canal a otro…

Pero una vez más: el principal criterio de selección es la idea que está en el corazón del proyecto, y eso lleva a seleccionar algunos que tienen el mismo estilo de dibujo, pero también a descartar a muchos otros proyectos que también comparten el mismo estilo.


Se quedaron fuera proyectos muy buenos

En efecto, sucede que muchos proyectos descartados son de gran calidad e incluso podrían funcionar con las audiencias. ¿Y entonces por qué quedan fuera?

Este año hemos recibido 341 proyectos, y únicamente pueden seleccionarse para la siguiente etapa del concurso unos pocos. La razón principal ya la explicamos en algún artículo anterior: para que las dinámicas de asesoría del bootcamp funcionen, es muy limitado el número de proyectos posibles.

Esto lo hemos dicho en ediciones anteriores del concurso, pero vale la pena repetirlo: La selección es realizada por un panel donde participan asesores internacionales. Es colegiado, intentando prevenir que la experiencia o el perfil de un asesor en particular sesgue la selección demasiado. Aun así, y a pesar de que todo el proceso intenta ser objetivo (están establecidos los criterios de selección desde las bases de la convocatoria), no son matemáticas, y también hay mucho de percepción, intuición, opinión y hasta prejuicios en la mente de quienes hacen su mayor esfuerzo por evaluar los proyectos en función de sus posibilidades de mercado.

Como también ya explicamos, a veces las razones por las que un proyecto queda fuera pueden ser de simple coyuntura (por ejemplo: “hay muchas series al aire con ese tema, y los canales no la van a comprar aunque esté muy buena la idea”).

¿El equipo que selecciona puede equivocarse? Por supuesto. Nos consta que hacen su mejor esfuerzo por tratar de ser objetivos (y pensar en las posibilidades de mercado), pero al tratarse de industrias culturales, el margen de error puede ser enorme.

Aun así, los resultados a través de los años, es decir, el número de opciones que se firman, de colaboraciones que se gestan y de proyectos que terminan por producirse (o “el porcentaje de bateo” para usar el término de un ejecutivo internacional), no tienen comparación en el mundo, según los mismos productores nos han mostrado.


En conclusión…

Por todas las razones expuestas, vale la pena insistir en esto: no quedar seleccionado no significa que tu proyecto no sea bueno, o no esté bien hecho, o no tenga oportunidad de mercado. Es más: hay proyectos que no han quedado seleccionados en años anteriores, que aun así continúan su camino y han sido reconocidos o bien vistos en otros concursos o mercados, e incluso algún caso ha logrado un acuerdo de desarrollo.

Por eso no debes decepcionarte ni rendirte. Si estás seguro de tu idea, sigue trabajando en ella. Por lo pronto, ya has ganado un pasaporte para asistir al festival, y ahí tendrás oportunidad de encontrarte con personalidades internacionales a las que les puedes presentar tu proyecto -de hecho, sólo por participar en ideatoon, puedes programar una sesión de asesoría personalizada con un mentor internacional.

Así que, si crees en tu proyecto, no te rindas y trata de aprovechar todos los espacios posibles y las nuevas convocatorias que se abrirán, tanto de Pixelatl como de otros mercados y eventos del mundo.

Nosotros no dejamos de agradecerte por confiar en Pixelatl. La industria seguirá creciendo si la gente talentosa como tú sigue adelante a pesar de los reveses del camino.



Anterior en la bitácora Siguiente en la bitácora



Share Share Share